Archivo por meses: julio 2014

Anteproyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (4ª parte)

Con este, doy punto final a mi análisis sobre los principales cambios que se recogen en el proyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (IS) aprobado por el Consejo de Ministros del 20 de Junio.

En este post, repaso cuestiones que se proponen para modificar la base imponible de este Impuesto, así como los nuevos tipos, regímenes especiales que se “retocan” y la inclusión de determinadas sociedades civiles que pasarían a ser sujetos pasivos de impuesto y no por el IRPF como hasta ahora.

Sé que me repito, pero recuerden: se trata de un anteproyecto sujeto a cambios.

1. Exención para evitar la doble imposición nacional e internacional: Sobre esta cuestión ya me referí en el post la reforma del Impuesto sociedades hecha por la Comisión Lagares 3/4, por lo que, para no repetirme, tan solo diré que, siguiendo las recomendaciones de la comisión, se unifica el tratamiento de los dividendos y plusvalías derivadas de participaciones con independencia de si la fuente es residente en España o extranjera. En este caso sí se produce una simplificación ya que en lugar de tratar como deducción las que provengan de fuentes residentes en España, se tratará como un ajuste en la base imponible tal como ya se hace con los rendimientos de fuentes extranjeras, de modo que las bases imponibles se reducirán pero las cuotas tributarias se mantendrán ya que lo que antes era una deducción de la cuota ahora se minorará de la base imponible.

También siguiendo las recomendaciones de la comisión, se relajan los requisitos de las entidades extranjeras que reparten el dividendo por lo que esta medida podría beneficiar aquellas empresas que hoy no pueden aplicar la exención y con la nueva redacción sí. En consecuencia, esta novedad reduciría la base imponible de las empresas con participaciones en el exterior.

2. Reserva de capitalización: Se establece que las empresas que tributen en el régimen general (grandes empresas), puedan reducir su base imponible en un 10% del aumento de sus fondos propios bajo unas condiciones y con algunas limitaciones en su aplicación. Esta medida reduciría la base imponible de las empresas que tributen en régimen general y lejos de simplificar el cálculo del IS, lo complica.

3. Bases Imponibles Negativas (BINs): Actualmente hay un límite temporal para la compensación de las BINs y para ello, hay que cumplir determinados requisitos, de modo que una empresa puede ver limitada su capacidad de compensar BINs en el momento de obtención de Bases Imponibles positivas. Esta limitación cuantitativa se estableció para los ejercicios 2014 y 2015 con una finalidad meramente recaudatoria y para empresas que facturan más de 20 millones de euros.

En el anteproyecto de ley la restricción anterior para compensar las BINs quedaría eliminada pero se seguiría limitando cuantitativamente su compensación de las bases imponibles positivas ya que las empresas podrían compensar tan solo BINs con el límite del 60% de la base imponible positiva obtenida, de modo que no podría nunca dejarse una base imponible cero. Debo resaltar que esta medida sería universal, es decir, para todas las empresas. En consecuencia, se aumentan las bases imponibles de las pymes y las grandes empresas o incrementan sus bases imponibles o las mantienen en el mejor de los casos.

Sobre esta “moda” reciente de limitar la compensación de pérdidas debo decir que no tiene ninguna lógica, dificulta la recuperación económica y es un atropello para aquellas empresas que están pasando serios problemas económicos. Sobre esta cuestión, sólo diré que en Alemania o UK, cuando una empresa registra BINs no es necesario que espere a la obtención de resultados positivos futuros sino que la compañía puede solicitar devoluciones de impuestos de ejercicios anteriores. Otra diferencia que ayuda a entender porqué ellos están como están y nosotros no.

4. Tipos impositivos:

a. Actualmente, las empresas que tributan bajo el régimen de ERD -Empresa de Reducida Dimensión- lo hacen al escalado 25%-30% (hasta los 300.000€ de base y a partir de 300.000€, respectivamente) o, en cumplimiento de determinados requisitos, al escalado 20%-25% para los mismos tramos de base imponible. Las empresas que tributan en régimen general lo hacen al 30%.

Sobre esta cuestión, la comisión planteaba eliminar el Régimen de ERD y proponía una rebaja gradual para dejar el tipo impositivo en el 20%, igualando los tipos de las empresas, con independencia de su “importe neto de la cifra de negocio” y, aunque el anteproyecto mantiene el régimen de ERD más o menos como está a día de hoy, sí establece una rebaja de tipos para el régimen general, de modo que en 2015, el tipo general pasaría del 30% al 28% y en 2016 pasaría a ser del 25%. En consecuencia, habría una rebaja en la tarifa de las grandes empresas que verán equiparado su tipo impositivo al de las ERD y en consecuencia, se rebajaría su factura fiscal. Sobre este particular, debo resaltar que aplicará el mismo tipo impositivo una empresa del IBEX35 que un taller de barrio. Como mínimo, es chocante.

b. Para las empresas de nueva creación, se crea un tipo reducido del 15% para los dos primeros ejercicios de la actividad económica. En consecuencia, la cuota de estas empresas sería menor que la que correspondería con la legislación actual.

5. Regímenes especiales: sin que haya cambios profundos, se retocan:

a. Régimen especial de consolidación fiscal

b. Régimen especial aplacible a la operaciones de reestructuración

c. Régimen especial de empresas de reducida dimensión

d. Transparencia fiscal internacional

e. Régimen de las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE)

6. Como novedad importante, las sociedades civiles con objeto mercantil, pasarían a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades. Dado que el IRPF tiene unos tipos progresivos (que superan los tipos del Impuesto sobre sociedades) y con la reforma los rendimientos de estas sociedades quedarán limitados al 25%, solo puedo anticipar un incremento de los mecanismos de control y comprobación por parte de la administración. Si esto se acaba aprobando, acaban de abrir un foco de discusión futuro con la Agencia Tributaria al estilo del que abrieron al eliminar el régimen de transparencia de determinadas sociedades y del régimen de sociedades patrimoniales.

Mi conclusión sobre la reforma que se plantea del Impuesto sobre sociedades es que se anticipa una rebaja del Impuesto para las empresas que hoy tributan en el Régimen General mientras que la pyme verá muy poco cambio en su factura tributaria. De nuevo, la rebaja beneficia más a unos que a otros.

Se desaprovecha la reforma por cuanto se mantienen cuestiones tan discutibles como la limitación de la deducción de los gastos financieros sin ninguna regla de subcapitalización o la limitación en la compensación de BINs. Cuestiones que nos separan de las legislaciones europeas de aquellos países que uno acostumbra a mirar como referente y que no entrañan ninguna lógica tributaria más allá de la mera recaudación.

En cuanto a la simplificación del impuesto, yo no lo veo.

Anteproyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (3ª parte)

Sigo con mi análisis sobre los principales cambios que se recogen en el anteproyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (IS) aprobado por el Consejo de Ministros del 20 de Junio, en concreto, los relativos a la base imponible de este Impuesto.

En este post, analizo las novedades sobre rentas negativas intragrupo, gastos por atenciones a clientes/proveedores, retribuciones de administradores/consejeros y la relajación de las obligaciones de documentación de las operaciones con partes vinculadas:

De nuevo, les recuerdo que se trata de un anteproyecto sujeto a cambios.

1. Rentas negativas intragrupo: El anteproyecto limita la deducción de pérdidas por transmisiones de activos a empresas del grupo permitiendo su deducción – con algunas limitaciones – cuando estos bienes se transmitan fuera del grupo con beneficio. De entrada, esta medida incrementa la base imponible. Sorprende asimismo que la limitación sea tan solo en caso de pérdidas y no en caso de beneficios.

2. Gastos por atenciones a clientes o proveedores: Actualmente no existe un límite cuantitativo a este tipo de gastos y ante cualquier comprobación por la Administración Tributaria, es una cuestión controvertida su deducibilidad de la base imponible. En el anteproyecto se establece que “los gastos por atenciones a clientes o proveedores serán deducibles con el límite del 1 por ciento del importe neto de la cifra de negocios del período impositivo”, es decir, lo que exceda de ese 1 % no sería deducible. Con independencia de la lógica o no de fijar un porcentaje arbitrario sin tener en cuenta el sector, la actividad, el número de clientes, etc., la consecuencia inmediata es que las empresas que venían deduciendo más de ese 1 % ahora no podrán y, en consecuencia, se incrementará su base imponible. Lo que no establece esa norma es si el 1 % pacifica la deducción o si ante una comprobación, se revisarán los gastos incluidos en ese 1 %. Me temo que lo segundo.

3. Retribuciones de los administradores por el desempeño de funciones distintas a su cargo mercantil: no es extraño que un administrador o consejero, aparte de sus funciones mercantiles, desarrolle una actividad distinta a la mercantil dentro de la empresa. Los casos son múltiples y variados, pero para ver lo común de esta situación, basta con pensar en cualquier pyme como p.e. un bar, donde el propietario es administrador, gerente y camarero, todo simultáneamente. Para determinar qué parte de su retribución emana de cada fuente tenemos el artículo 16 de la Ley, que no es infalible, pero ahí está para ayudar a dilucidar los “precios” de mercado, también las retribuciones.

Nunca ha sido pacífica la deducción de las retribuciones de los administradores y consejeros y, últimamente, vivimos un órdago gracias a determinadas sentencias e interpretaciones de la Agencia Tributaria que ponen en cuestión su deducción de la base imponible de este impuesto. En el anteproyecto se intenta aclarar la deducción de dichas retribuciones, emanen de la relación mercantil o laboral. En este sentido, la medida no debería tener efectos en la base imponible pero sí ayudaría a pacificar una cuestión controvertida que roza lo surrealista y afecta una gran parte de empresas, por no decir a todas.

4.  Operaciones vinculadas: Desde 2009, la normativa establece unas obligaciones de documentación de las operaciones entre partes vinculadas y una metodología de valoración sobre dichas operaciones que son de difícil cumplimiento para el común de empresas pequeñas y medianas. Ni que decir tiene que dicha obligación va acompañada de un régimen sancionador que se llevó al Constitucional por desproporcionado y que ese Tribunal validó, es decir, a día de hoy la obligación existe y el régimen sancionador disuasorio tiene plena vigencia. En el anteproyecto de ley, se simplifica el régimen de documentación para todas aquellas entidades y grupos de empresas con cifras de negocio inferiores a los 45 millones de euros. En este sentido, parece que se impone algo de cordura. Esta medida no tiene efectos directos sobre las bases imponibles.

En el próximo post, daré cierre a las modificaciones propuestas de este impuesto, ánimo.

Anteproyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (2ª parte)

Sigo con mi análisis sobre los principales cambios que se recogen en el anteproyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (IS) aprobado por el Consejo de Ministros del 20 de Junio.

A continuación, empiezo a desgranar los cambios más significativos que pueden modificar la base imponible de este Impuesto. En este post, trato sobre la relajación de los requisitos exigidos para que el arrendamiento de inmuebles tenga consideración de actividad económica, la deducción de los gastos financieros y el deterioro de activos:

Les recuerdo que se trata de un anteproyecto sujeto a cambios.

  1. El arrendamiento como actividad económica: Al igual que se ha planteado en el anteproyecto de Ley del IRPF, se relajarían los requisitos para que el arrendamiento de inmuebles pueda ser considerado actividad económica – hasta hoy, se exige local afecto y persona contratada por cuenta ajena a jornada completa – de modo que el local afecto no sería necesario bajo la nueva norma. Relajar estos requisitos puede reducir la base imponible del impuesto ya que las empresas que antes no podían aplicar determinados incentivos fiscales (p.e. libertad de amortización) ahora podrían.
  2. Gastos financieros: La comisión planteó mantener la limitación a la deducibilidad de los gastos financieros de las sociedades (excepto entidades de créditos y aseguradoras) proponiendo sustituir el rocambolesco cálculo actual por una fórmula que aproximase esta limitación a una norma de subcapitalización (les recomiendo mi post sobre esta cuestión donde explico exactamente en qué consiste la subcapitalización). Sobre este particular, solo diré que el anteproyecto prevé algunos cambios sobre el actual sistema de cálculo que poco tiene que ver con una verdadera regla de subcapitalización. Puesto que se mantendría la limitación actual de este tipo de gastos a un millón de euros, cabe esperar que no haya cambios en la base imponible.
  3. Deterioro de activos:

a. Amortizaciones: Sobre este asunto, a los que estén interesados en conocer el estado actual de las cosas y la propuesta detallada de la comisión, recomiendo lean el post donde trataba esta cuestión.

A modo de resumen aclarar que, actualmente, en virtud de la Ley 16/2012 de 27 de diciembre, este tipo de gastos solo pueden deducirse de la base imponible en un 70% para los ejercicios 2013 y 2014. Los motivos son meramente recaudatorios y no responde a ninguna lógica tributaria más allá del aumento de la base imponible y, por ende, de las cuotas que de ella pudieran derivarse. Al finalizar de forma natural esta limitación a 31.12.2014, la base imponible se reducirá a partir de 01.01.2015 ya que se podrán deducir las partidas dotadas íntegramente.

Ahora sí, entrando en la reforma y en relación con la amortización, la comisión planteó una “modernización” de los coeficientes de amortización de los activos y en el anteproyecto se recoge esta propuesta. De entrada, los coeficientes de amortización nuevos vienen a ser los que eran (nada revolucionario), manteniendo los inmuebles un porcentaje de entre el 2% y el 3%, como hasta ahora. En consecuencia, no se prevén grandes cambios en la base imponible por esta medida.

En cuanto a los bienes intangibles, actualmente éstos se amortizan según su vida útil si bien no pueden amortizarse en más de 10 años, lo cual implica una amortización lineal del 10%. La comisión propuso aplicar un 2,5% y en el anteproyecto se recoge un 5%. En consecuencia, se incrementaría la base imponible para aquellos que actualmente aplican un porcentaje de amortización mayor del 5%.

b. Libertad de amortización: En contra del espíritu de de la reforma planteada por la Comisión (proponía eliminar las libertades de amortización), el anteproyecto establece la libertad de amortización en elementos cuyo valor no exceda de 300€ con un límite de 25.000€. Si bien existe algo parecido para empresas que se acojan al régimen de reducida dimensión (ERD), ahora se universalizaría esta ventaja fiscal para todas las empresas por lo que podrían aplicar esta libertad de amortización todas las sociedades en régimen general y por consiguiente, su base imponible se verá reducida. Así pues, el impacto de esta medida, de entrada, reduce la base imponible de las grandes empresas.

De momento, ya puede observarse que de las medidas propuestas en el anteproyecto, unas van en dirección de aumentar las bases y otras las mantienen o las reducen.

En el próximo post, más.

Anteproyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (1ª parte)

Con este, inicio una serie de posts en los que analizaré los principales cambios que se recogen en el Anteproyecto de Ley para la reforma del Impuesto sobre Sociedades (IS) aprobado por el Consejo de Ministros del 20 de Junio.

Como ya hice con el anteproyecto del IRPF, repartiré mi análisis en distintos posts dado lo extenso del asunto. En los próximos iré desgranando las novedades en relación con la base imponible, tipos y deducciones. En este, planteo unas cuestiones previas para situarnos y ponernos en antecedentes.

Cuestiones que conviene que sepan:

I. En el anteproyecto de Ley se indica que varias medidas se adoptarían para los ejercicios iniciados a partir de 01/01/2016 mientras que otras serían de aplicación para 2014 (con efectos retroactivos) y 2015, estableciendo un periodo transitorio en el mismo 2016 que presentaba ciertas incongruencias. Fuentes del Ministerio han indicado que donde pone “2016” debe entenderse “2015”. O se hacen las cosas de forma precipitada, o nadie las repasa o las dos. Empezamos mal.

II. En relación con este Impuesto, el legislador ha tenido a bien plantear una nueva norma, no como en el caso del IRPF que mantiene la parcheadísima Ley actual (Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio) a la que se añadirán, suprimirán o modificarán disposiciones. En este sentido, bien ya que dispondremos de una ley nueva (aunque veremos lo que dura).

III. Cualquier parecido de este anteproyecto con las propuestas realizadas en el Informe Lagares son mera coincidencia y de lo que tenía que ser a lo que es, hay una larga distancia. En este sentido, como en el caso del IRPF, la “simplificación” del Impuesto que nos han vendido por tierra, mar y aire, brilla por su ausencia: se mantiene la estructura actual del Impuesto y sus múltiples regímenes fiscales (17, para ser precisos más el régimen general, en total, 18). Para los que estén interesados en saber cómo se estructura este Impuesto pueden consultar mi post “La propuesta de reforma del IS hecha en el Informe Lagares (1/4)”

IV. La comisión recomendaba eliminar el régimen de Reducida Dimensión (pymes o empresas con “importe neto de la cifra de negocio” inferiores a 10 millones de euros), el cual se mantiene en el anteproyecto de Ley. Sobre esta eliminación propuesta, fui muy crítica en su momento, por lo que no puedo sino congratularme de que se mantenga aunque a la vista de lo que se proponen hacer con el régimen general (grandes empresas), cada vez tiene menos sentido este régimen.

V. Esta reforma va a afectar a todas las sociedades mercantiles que liquidan este impuesto, pero a unas más que a otras: la reducción de tipos está dirigida claramente a las grandes empresas que actualmente aplican un tipo superior al 25% o a las pymes acogidas al régimen de reducida dimensión que aplican el tramo alto del escalado 25%-30% por tener bases imponibles superiores a los 300.000€. A buen entendedor y como diría aquel célebre entrenador con fuerte acento alemán, “no hace falta decir nada más”.

VI. Debo reiterar que como se prevé una Ley con distintas fases de aplicación – disposiciones que serán aplicables a partir de 2015, otras a partir de 2016 – y como sabemos cómo se legisla en este país – esto es, a golpe de Real Decreto Ley – unido todo ello a la celebración de elecciones generales antes de que acabe el despliegue de los efectos de esta norma, hace temer lo peor en cuanto a la estabilidad de esta norma.

VII. Por último pero no por ello menos importante, les recuerdo que se trata de un anteproyecto sujeto a cambios, por lo que entre el texto que analizo y el que finalmente se acabe aprobando pueden haber cambios.

En el próximo post empezamos con la letra menuda. ¿Podrán esperar?

Anteproyecto de Ley para la reforma del IRPF (reducciones, tarifas, deducciones y Ley Beckham) 4/4

En los anteriores posts analicé los principales cambios propuestos para la determinación del rendimiento neto de las distintas fuentes de renta de acuerdo con el IRPF.  En el presente, trataré sobre los cambios que se prevén en relación con reducciones (planes de pensiones), minoraciones (personal y por descendientes), tipos impositivos, deducciones y régimen especial de impatriados (Ley Beckham).

Como siempre, les recuerdo que se trata de un anteproyecto y que hasta no disponer del texto aprobado pueden producirse cambios.

A continuación, lo más destacable del anteproyecto sobre estas cuestiones. Me ha quedado un poco largo, no desfallezcan:

1. Reducción por aportaciones a planes de pensiones y de previsión social: Actualmente la reducción por aportaciones a estos sistemas de previsión social se aplican a la base general del IRPF y quedan limitados a 10.000€-12.000€ en función de la edad del beneficiario y otras variables. La comisión proponía “llevar la deducibilidad de las aportaciones a la media de los países de nuestro entorno pero sin límites para la aportación”, lo que suponía tratarlo fuera de la base general y ampliar a criterio y disponibilidad del contribuyente las aportaciones (lo que en el panorama actual de crisis de nuestro sistema de pensiones, parecería razonable). En este caso, lo que se propone en el anteproyecto es reducir la aportación de 10.000€ a 8.000€ haciendo caso omiso a la propuesta de la comisión. En consecuencia, se incrementaría la base imponible de aquellos contribuyentes que hasta ahora aportaban el máximo.

2. Mínimos personales y por descendientes: Se prevé incrementarlos, por lo que se produciría una reducción de la base liquidable del impuesto.

3. Escala de gravamen de la base general: se propone la reducción de 7 a 4 tramos. Aunque la escala final dependerá de la escala autonómica, a tenor de de lo que se muestra en el anteproyecto, los tipos bajan. Un ejemplo sencillo:

Una aclaración previa: para liquidar la renta, al ser éste un impuesto progresivo, se aplican los tramos de modo que para una base liquidable de, pongamos, 25.000€ se aplicarían los distintos tramos de la tarifa hasta llegar al tramo final. Así pues, siguiendo con el ejemplo, e imaginando que la base liquidable fuese de 25.000€ y permaneciera fija en 2014, 2015 y 2016 (que ya hemos visto que es mucho suponer porque las bases pueden acabar subiendo), en 2014 usted acabaría aplicando un marginal del 30% de IRPF en el tramo superior, en 2015 un 31% (¿¡más?!) y en 2016 volvería a liquidar un marginal del 30%. El resultado, es que para una base liquidable de 25.000€, hoy correspondería una cuota de 9.769€, para 2015 de 9.015€ y para 2016 de 8.665€. Reitero que las bases no serían las mismas ya que las reducciones de las rentas del trabajo y de actividades se reducen disminuyen y que faltan los tramos autonómicos.

Tan solo apuntar que en 2014 tenemos unos tipos incrementados “provisionalmente” para los ejercicios 2012, 2013 y 2014,  que para rebajarlos, no haciendo nada se conseguía, pues finalizaban el 31.12.2014.

Sin duda, las rentas que más se beneficiarán de esta rebaja de tarifas  serán las que hoy tributan por encima del 47%.

 4. Escala de gravamen de la base del ahorro: la comisión proponía eliminar el escalado actual (21%-25%-27% para los tramos 6.000€ – 24.000€ – más de 24.000€, respectivamente) y que el tipo único no fuera superior al 21%. En este caso, se vuelve a hacer caso omiso de lo que proponía la comisión y se establece un nuevo escalado (6.000€ – 50.000€ – más de 50.000€) que en 2015 tributaría al 20%-22%-24% y en 2016 tributaría al 19%-21%-23%. En consecuencia, las nuevas tarifas del ahorro reducirían la tributación.

 5. Deducciones:

  • La comisión propuso eliminar el régimen transitorio establecido en 2010 para la deducción por adquisición de vivienda habitual y eliminar la deducción por nacimiento o adopción de hijos, no indicando ningún cambio respecto a la actual deducción por alquiler. Sobre esta cuestión, en el anteproyecto se contempla mantener las deducciones anteriores y reducir la deducción por alquiler. En consecuencia, se podría ver aumentada la cuota tributaria de los que actualmente gozan de la deducción por alquiler (rentas bajas y con límites de edad).
  • En relación con las aportaciones a partidos políticos, la comisión propuso transformarla en una deducción similar a la de los donativos (deducción en la cuota íntegra del impuesto del 10%-25% de la aportación efectuada) y en el Anteproyecto de Ley se considera una deducción del 20% con una limitación cuantitativa de 600€ anuales. Teniendo en cuenta que estas reducciones actualmente se restan de la base general (tipo mínimo 24,75%) y que con la reforma se podría deducir el 20% de las aportaciones en la cuota íntegra, esta medida supone, i) un aumento de la base imponible del contribuyente y ii) un aumento en la factura tributaria del contribuyente ya que ahora se deducirá “solo” el 20%.
  • Se crea una deducción por familia numerosa o personas con discapacidad a cargo bajo determinados supuestos que podrá ser percibida de forma anticipada. Si se percibe como deducción anticipada será una ayuda directa que no tributará y si se trata como una deducción, supondrá un ahorro en la factura tributaria del contribuyente que pudiese aplicarla.

 6. Retenciones (recuerden que la retención no es el impuesto):

  •  Actualmente la retención aplicable a las percepciones de administradores y consejeros es del 45% y por las últimas interpretaciones de la Agencia Tributaria, cuando una persona ejerce varias funciones, el cargo mercantil acaba absorbiendo la relación laboral. Ello ha propiciado que, en los últimos tiempos, las personas que ejercen un cargo mercantil deban soportar una retención del 45% sobre el total de sus emolumentos aunque dichos emolumentos dimanen de su relación laboral y les correspondiera un tipo de retención inferior. El anteproyecto recoge una rebaja progresiva de la retención aplicada a estas percepciones la cual pasaría a ser del 37% – 35% respectivamente para 2015-2016, y del 20%-19% para los mismos periodos si la entidad pagadora arrojase un importe neto de la cifra de negocios inferior a 100.000€.
  • Actualmente a las actividades profesionales se les aplica una retención del 21% y el proyecto de ley establece un 20%-19% (periodos 2015-2016) y un 15% cuando estos rendimientos íntegros fueran inferiores a 12.000€ anuales. En el Consejo de Ministros de 4 de julio se aprobó la retención del 15% para profesionales cuyos rendimientos íntegros fueran inferiores a 15.000€ en el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. A mí, que me perdonen, pero esta manera de legislar no es seria.

7.  Régimen especial de impartidos (Ley Beckham): Para no extenderme en exceso, pueden consultar lo que la comisión propuso en mi post “La propuesta de reforma de la tributación de no-residentes (Ley Beckham) hecha en el Informe Lagares”. Sobre este particular, en anteproyecto recoge básicamente las propuestas de la comisión pero excluye de este régimen a deportistas profesionales sometidos al Real Decreto 1006/1985 y establece algunas restricciones menores sobre cómo calcular los rendimientos, aplicación de exenciones, etc. La principal novedad del anteproyecto es que se fijaría un tramo de tributación del 24% hasta los primeros 600.000€ y a partir de esta cifra, una tributación del 47% en 2015 y del 45% en 2016. Como ya he indicado en anteriores ocasiones, esta medida supone ampliar el número de supuestos que puedan acogerse al régimen y hacer más atractivo el régimen de tributación de los extranjeros por lo que cabe esperar que ello pueda atraer la entrada de profesionales, directivos, jubilados e inversores a España que atraídos por este trato favorable decidan fijar su residencia aquí. En cuanto a su efecto en la recaudación, los que ya aplican este régimen o los que han quedado excluidos seguirán tributando como venían haciéndolo, por lo que esta medida está más encaminada a atraer y vender España como un lugar atractivo para los que establezcan su residencia en ella – aunque al haber ahora dos tramos, habrá que ver si resulta tan atractivo – que como una medida con efectos tributarios inmediatos (positivos o negativos).

Y hasta aquí, mi análisis sobre el anteproyecto de Ley para la reforma del IRPF, que como habrán comprobado, aumenta y rebaja, modifica tramos, añade y quita, para acabar pagando lo mismo en el mejor de los casos para una gran mayoría de contribuyentes.

Los grandes beneficiados de esta reforma serán las rentas del capital y las rentas del trabajo y de actividades económicas que actualmente tributan por encima del 47 por 100.

 

Buena suerte.

Anteproyecto de Ley para la reforma del IRPF (rendimientos de capital y variaciones patrimoniales) 3/4

En los anteriores posts he analizado los principales cambios propuestos para los rendimientos del trabajo y los rendimientos de actividades económicas. En el presente, trataré sobre los cambios que se prevén para los rendimientos del capital y las variaciones patrimoniales, conceptos que se integran – ambos – en la base imponible del ahorro, a diferencia de los dos anteriores – trabajo y actividades – que se integran en la base imponible general.

So pena de repetirme, les recuerdo se trata de un anteproyecto y que hasta no disponer del texto aprobado se prevé pueda haber cambios.

A continuación, lo más destacable del anteproyecto sobre estas cuestiones:

1. Rendimientos del capital mobiliario:

  • La comisión propuso eliminar la actual exención de los primeros 1.500€ de los dividendos y el ejecutivo ha recogido la propuesta en el anteproyecto de Ley. La consecuencia de esta eliminación es que los que gozaban de esta exención dejarían de aplicarla y se aumentaría la base imponible. Para reflexión, tal vez en otro post, dejaré la doble imposición a la que se somete el dividendo y su trato desigual según lo perciba una mercantil o una persona física.
  • Se añadiría como novedad lo que se denomina “plan de ahorro a largo plazo – PALP” por el que se establecería una exención en aquellas rentas generadas por depósitos de cuentas bancarias o seguros de vida a largo plazo bajo determinadas restricciones de aportación y por un plazo de 5 años. Esta posibilidad podría suponer una reducción de la base imponible en aquellos contribuyentes que actualmente tengan cuentas de ahorro a más de 5 años y tributen por los intereses percibidos. En consecuencia, podría suponer una reducción en la base imponible del impuesto y seguro que los bancos estarán muy contentos.

2. Variaciones patrimoniales:

  • Se propone equiparar el trato fiscal dado a las variaciones patrimoniales cuando se extinga el régimen económico matrimonial de separación de bienes. Por fin se equipararía la extinción de los dos regímenes (gananciales y separación de bienes) a nivel fiscal y ello implica que se reduciría la base imponible del impuesto ya que lo que hasta ahora debe tratarse como una ganancia o pérdida patrimonial, dejaría de serlo.
  • En caso de dación en pago de la vivienda habitual, la ganancia patrimonial estaría exenta. De nuevo, estaríamos en una reducción de la base imponible del impuesto. El consejo de Ministros de 4 de julio aprobó esta medida en el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Así vamos…
  • La comisión planteaba la eliminación de los coeficientes de corrección monetaria que se aplican a las transmisiones de bienes inmuebles cuyo objeto es corregir la depreciación monetaria corrigiendo el valor de adquisición y, en su caso las amortizaciones, lo cual es, en la práctica, una reducción de la ganancia patrimonial. Si finalmente se aprobase esta medida, el resultado sería un aumento en la base imponible del IRPF.
  • La comisión planteó asimismo eliminar el régimen transitorio que permitía la aplicación de los coeficientes reductores a los activos adquiridos antes de 31 de diciembre de 1994 y su propuesta se recoge en el anteproyecto. Estos coeficientes permitían reducir de forma importante la ganancia patrimonial del elemento transmitido, por lo que de nuevo, las bases imponibles en estas variaciones patrimoniales serán mayores.
  • En cuanto a la actual tributación dispar entre alteraciones a corto y largo plazo (en 2013 se introdujo, para las variaciones patrimoniales a corto plazo, la obligación de integrarlas en la base general, tributando al tipo marginal), la comisión planteó eliminar el trato tributario distinto y volver a sistema anterior, de modo que todas las ganancias patrimoniales tributasen en la base del ahorro. En el proyecto se recoge la propuesta efectuada por la comisión y en consecuencia, aunque la base imponible sea la misma, al recalificarla en la base del ahorro y tener esta base tarifas inferiores a las de la base general, estas operaciones a corto plazo tributarían a tipos menores de los que actualmente se aplican.
  • En relación con los criterios y limitaciones en la compensación de rentas positivas y negativas, se ampliarían porcentajes del 10% al 25% de forma progresiva entre 2015, 2016 y 2017. En consecuencia, se reduciría la base imponible.

En el próximo post daré cierre al capítulo IRPF, ánimo.

Anteproyecto de Ley para la reforma del IRPF (rendimientos de actividades económicas) 2/4

En el anterior post analicé los principales cambios propuestos para los rendimientos del trabajo. En el presente, trataré sobre los cambios que se prevén en los rendimientos de las actividades económicas.

Como siempre, les recuerdo que se trata de un anteproyecto y que hasta no disponer del texto aprobado se prevé pueda haber cambios.

En relación con los rendimientos de actividades económicas, en el anteproyecto se establece:

  • Relajación de los requisitos para considerar el arrendamiento de viviendas como actividad económica (actualmente requisito indispensable disponer de local afecto y persona contratada a jornada completa) de modo que el local exclusivamente destinado a la gestión de la actividad dejaría de ser necesario. En este sentido, las consecuencias se trasladarían al IRPF y al Impuesto sobre Sociedades. Que tales rendimientos pudiesen ser considerados actividad podría dar pie a reducir la base imponible por cuanto se podrían deducir gastos y aplicar reducciones que en caso contrario la normativa no permite. En este caso, esta medida podría reducir la base imponible del Impuesto.
  • Dentro de las medidas anti-fraude, la comisión planteaba la eliminación total del régimen de estimación objetiva conocida como “módulos”, pues a pesar de que la idea inicial no era mala, los “módulos” han dado pie a la picaresca y, aunque no todos los acogidos a este régimen lo han usado fraudulentamente, hay que reconocer que este régimen ha propiciado conductas tributarias perniciosas. Sobre esta cuestión, el anteproyecto establece su modificación en 2016, de modo que las cuantías para acogerse sean menores y se establecen restricciones en adicionales. En resumen, se mantendría el régimen aunque los casos que podrían acogerse serían menos y por tanto, la posibilidad de esa “conducta tributaria perniciosa” se reducía. En cuanto a la recaudación, dado que este régimen es voluntario y sólo se acoge aquél que paga menos por módulos que por estimación directa, cabe esperar que la recaudación subirá y los costes de gestión de aquellos “expulsados” de este régimen, previsiblemente también lo hagan.
  • La comisión planteaba limitar los rendimientos irregulares (generación en más de dos años y notoriamente irregular en el tiempo) de las actividades profesionales equiparándolos a los del trabajo personal, de modo que rendimientos que podían aplicar la reducción por rendimiento irregular ahora lo harían con una limitación cuantitativa (300.000€ de rendimiento neto) y el porcentaje de la reducción pasaría del actual 40% al 30%, por lo que cabe esperar un aumento de la base imponible por este concepto.
  • La comisión planteó la supresión de la reducción general aplicable a los rendimientos en régimen de estimación directa (actualmente entre 2.652€ y 4.080€) y el anteproyecto contempla fijar esta reducción a 2.000€, cuantía que podría incrementarse bajo determinados supuestos. Puesto que la reducción propuesta es menor que las actuales, esta medida supondría un aumento en la base imponible del contribuyente.

En los próximos posts más.

Anteproyecto de Ley para la reforma del IRPF (rendimientos del trabajo) 1/4

Con este, inicio una serie de posts en el que analizo los principales cambios que se recogen en el anteproyecto de Ley para reformar el IRPF aprobado por el Consejo de Ministros del pasado 20 de Junio.

Por cuestiones de espacio y pensando en la elevada capacidad hipnótica de un texto como este, he dividido el análisis del IRPF en varios posts. En el actual, trato los rendimientos del trabajo.

Recuerden que se trata de un anteproyecto y que hasta no disponer del texto aprobado se prevé pueda haber cambios.

Así pues, en relación con los rendimientos del trabajo personal, el anteproyecto prevé:

  1. En la línea de lo sugerido por la comisión, eliminar la exención de las indemnizaciones laborales por despido o cese del trabajador aunque en el anteproyecto esta medida queda diluida por cuanto se mantendrían exentos los primeros 2.000€ por año trabajado (mientras escribo este post hay noticias indicando que se prevé se aumente este límite a 4.000€). No repetiré aquí lo comentado en anteriores posts sobre esta medida y me limitaré a apuntar lo exótico de esta propuesta hecha por el Gobierno: las indemnizaciones pasarían a tributar con efectos 20 de junio de 2014, es decir, desde el anuncio de la medida. A todos los que deban aplicar la correspondiente retención se les crea un grave problema, pues todavía no hay ley ni reglamento y, de seguir adelante esta propuesta, me temo lo peor. Con independencia de la fecha de efectos, la primera conclusión es que con esta medida se aumentaría la base imponible de este impuesto ya que lo que antes no tributaba, ahora tributaría.
  2. También en la línea de lo sugerido por la Comisión, se eliminaría la exención para la entrega de acciones a empleados y para los seguros abonados por la empresa para los gastos de enfermedad (hasta ahora no eran renta para el empleado si no se superaban los 500€ por miembro de la unidad familiar). Tampoco se mantendría la exención en la entrega de equipos o gastos incurridos “para habituar a los empleados en el uso de las tecnologías de la información” tales como conexión a internet, entrega de ordenadores, dispositivos, etc. En resumen y como el caso anterior, se incrementaría la base imponible ya que conceptos que no tributan con la actual normativa, pasarían a tributar.
  3. Si bien los rendimientos irregulares (p.e. indemnizaciones por despido no exentas generadas en más de dos años) actualmente gozaban de una reducción del 40%, es decir, el 40% del rendimiento estaba exento, ahora se propone regresar al 30% como antaño. De nuevo, estaríamos ante un aumento de la base imponible de este impuesto ya que la diferencia del 10% que ahora está exento pasaría a tributar.
  4. Y aquí la medida “trampa” que puede tergiversar las comparativas de tramos y porcentajes (tarifas) del impuesto que hemos visto en los últimos días (hablo de tramos, algo que analizaré más adelante): Actualmente, a los rendimientos del trabajo se les aplica una reducción que va de los 2.652€ a los 4.080€ en función de la cuantía de los citados rendimientos y después de aplicar dicha reducción se aplicaría la tarifa correspondiente del impuesto. La comisión proponía establecer una reducción única para todos los perceptores pero en el anteproyecto se propone eliminar la actual reducción excepto para rendimientos netos del trabajo inferiores a 14.450€ y no todos los casos. En consecuencia, la base imponible de las rentas del trabajo, de nuevo, subirá, pero esta vez para todos los que perciban rentas del trabajo.

En los próximos posts seguiré desgranando el anteproyecto de reforma del IRPF.