Archivo de la etiqueta: IVA

“Llista Falciani”: se abre la caja de los truenos – Programa .CAT de TV3 (Televisió de Catalunya)

Debate en el .CAT programa de televisión de TV3 (Televisió de Catalunya) conducido por Ariadna Oltra. ¿Por qué se ha publicado ahora la lista Falciani? La lucha contra el fraude fiscal y por qué no se quieren pagar impuestos.

El jueves 12 de febrero tuve el placer de participar en el programa junto a Josep Maria Lluís de Odrizola, Jefe del Equipo Nacional de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes; Joan Queralt, catedrático de Derecho Penal UB; Miquel Puig, Doctor en Economia UB, y Raül Romeva, ex-eurodiputado, Doctor en Relaciones Internacionales para la UAB y licenciado en Ciencias Económicas.

 

El IVA, un impuesto sencillo

El IVA es el primer caso europeo de impuesto común si bien se permite cierta autonomía de los países a la hora de trasponer esta Directiva Comunitaria.

Aunque se trata de un impuesto que es soportado por los consumidores finales (el ciudadano de a pie) son las empresas las recaudadoras del impuesto (sujetos pasivos) y dicha recaudación genera una serie de costes (costes financieros, honorarios de expertos, plantilla administrativa, procedimientos administrativos, etc.) que se podrían reducir si la norma fuese menos formalista y más razonable en determinados aspectos.

A continuación, explico lo que ocurre con este impuesto desde 1 de enero a nivel comunitario en relación con los servicios “on line” prestados a consumidor final para que juzguen ustedes la situación.

  • Hasta 31.12.2014, cuando un prestador de servicios por Internet prestaba servicios a un consumidor final, la operación tributaba en sede del prestador, por lo que aplicaba el tipo y los requisitos formales de su país.
  • A partir de 01.01.2015 estos servicios se consideran prestados en el país del adquirente.

Los sectores afectados son telecomunicaciones, vendedores de licencias de software, APPs, música, libros, servicios de hospedaje de servidores / aplicaciones, suscripciones, etc. En resumen, cualquier servicio prestado por vía electrónica. Las consecuencias de esta medida son:

  • La compañía prestadora del servicio deberá conocer y estar al día de los tipos impositivos que hay en todos los países miembros en los que opera.
  • El IVA deberá ingresarse en cada país.
  • La empresa deberá cumplir los requisitos de censo y formales de cada normativa interna a efectos de expedición de factura y demás obligaciones del sujeto pasivo.

Una dificultad añadida es que no todas las Agencias Tributarias de los países comunitarios usan el inglés, aunque llegados a este punto, parece una dificultad menor.

No todo es negativo: se ha creado en cada país un organismo – el “Mini-One-Stop Shop” o “MOSS” – para que este tipo de operadores se registren en él (otro registro aparte del censo de empresarios y el ROI, sí) para consignar allí las declaraciones de IVA. En principio, actuarán como cajas de compensación que distribuyen las cuotas al estado correspondiente. Sabiendo cómo son nuestras autoridades tributarias, no hay nada que temer.

Me permito hacer dos reflexiones sobre este asunto:

  1. A nadie se le escapa que la guerra que mantiene la UE con las empresas americanas de este sector (Amazon, Apple y Google) subyace en este cambio normativo, así que para evitar posibles prácticas abusivas de estos tres gigantes, se ha implantado una regulación de muy difícil – por no decir imposible – cumplimiento para la pyme. Tal vez por ello, esta medida ha sido bautizada como “tasa Amazon”.
  1. Ni que decir tiene que las afectadas son pymes tecnológicas, sin duda el futuro productivo de nuestro territorio con alto valor añadido y con un alto potencial de generar ingresos, empleo y riqueza.

Viendo cómo se ha actuado a nivel comunitario en esta cuestión uno se pregunta hacia dónde vamos.

 

La propuesta de reforma en el Impuesto sobre Valor Añadido (IVA) hecha en el Informe Lagares

Como sabrán, en el Informe del Comité de Expertos para la Reforma del Sistema Tributario se han planteado varias medidas dirigidas a reformar el sistema tributario español de cara al ejercicio 2015. En este post, analizo las principales propuestas realizadas en relación con el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Sobre este tributo, debo destacar que, a pesar de que se trata de un impuesto que es trasposición de una Directiva Comunitaria y que algunos problemas que puede presentar esta norma son comunes en los países comunitarios, nuestro legislador tiene cierto margen a la hora de trasponer y aplicar esa norma, por lo que plantearse cambios en este impuesto en un momento en que se desea reformar nuestro sistema tributario, parece razonable.

Acerca de la normativa de IVA y bajo una perspectiva crítica, es justo reconocer que presenta ciertos problemas en su aplicación y que hay regímenes establecidos en ella que son de escasa utilidad. Como ejemplo, el reciente “régimen especial de criterio de caja” introducido en la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. En la Directiva comunitaria, esta figura es mucho más atractiva ya que puede suponer retrasar el pago del IVA repercutido que no se haya cobrado pero en nuestra norma, se amplía también ese criterio de caja para el IVA soportado, con lo que lo ganado por un lado se pierde por el otro y claro, si tenemos en cuenta los costes de gestión añadidos que supone el control del IVA por el criterio de caja, puede salir “lo comido por lo servido” en el mejor de los casos, lo cual explica su escaso éxito a la luz de las empresas que se han acogido a este régimen anunciado a bombo y platillo como algo revolucionario.

Entrando ya en materia, de las propuestas hechas por la Comisión, a continuación las más destacables:

1) Exenciones en operaciones interiores

  • Suprimir la exención actual de los servicios públicos postales y de la venta de sellos de correos, juegos de azar, loterías y apuestas: Resulta evidente que, de mantenerse el precio del servicio (lo más probable), el consumidor final verá incrementado el precio con el impuesto que se añada y por tanto, la recaudación aumentará. Por el contrario, las empresas que facturen este tipo de servicios, ahora podrán deducirse el IVA que soportan y que en la actualidad, por aplicación de la Regla de Prorrata, no. En consecuencia, esas empresas pueden recuperar el IVA soportado y lo que antes era un coste dejará de serlo. En consecuencia, cabe esperar que esas empresas mejoren su resultado contable y su tesorería.
  • Suprimir la exención de los servicios prestados por Colegios profesionales, Cámaras oficiales, Organizaciones patronales y Federaciones de los anteriores y reducir o limitar la exención relativa a las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por los partidos políticos: De nuevo, estaríamos como en el caso anterior, es decir, el consumidor final puede ver incrementado el precio, y la empresa que emita estos servicios no exentos pueden obtener efectos colaterales positivos.
  • En operaciones inmobiliarias en las que se renuncia a la exención, eliminar el requisito de que el adquirente tenga derecho a la deducción total del IVA: Sobre esta cuestión, hay que destacar que relajar este requisito reducirá sin duda el número de operaciones que a día de hoy deben tributar por ITP. En cuanto al impacto en la recaudación del IVA, actualmente estas operaciones se liquidan aplicando la inversión del sujeto pasivo, por lo que de no modificarse esta circunstancia y dado que el adquirente debe ejercer una actividad, no debería afectar a la recaudación. No obstante, aquellos que debían vender aplicando la exención y que podían entrar en prorrata, verán eliminada esa limitación a la deducción de sus cuotas soportadas, con lo que su derecho a practicar la deducción del IVA soportado se incrementaría por no entrar en la regla de prorrata. En este sentido, la recaudación por este concepto podría reducirse si bien las operaciones que tributaban por ITP pasaran a hacerlo por IVA y por consiguiente, su posterior comprobación será a cargo de la Administración Estatal de Administración Tributaria (AEAT).
  • Dado que existen dudas acerca de los supuestos en los que resulta aplicable la exención en el arrendamiento de edificios o partes de los mismos destinados exclusivamente a viviendas, la Comisión propone clarificar los supuestos. En este sentido, cualquier medida encaminada a pacificar la aplicación e interpretación de la norma, serán bienvenidas.

2) Régimen especial de criterio de caja:

Como he indicado anteriormente, la fría acogida que ha tenido el Régimen de criterio de caja hace que la Comisión proponga su eliminación “tan pronto se vea mejorada la situación de liquidez y de financiación de sus beneficiarios”. En este caso, sí propone establecer régimen transitorio.

3) Tipos impositivos:

He aquí la propuesta “estrella” en cuanto a impacto en la recaudación: la comisión propone limitar los supuestos de bienes y servicios que tributan al tipo reducido del 10%, es decir, que muchos de los bienes y servicios que actualmente liquidan el 10% pasarían a liquidar el 21%.

De la eliminación, tan sólo se salvarían la vivienda, el sector turístico y el transporte de viajeros y equipajes.

Esta medida no es más que la vuelta de tuerca iniciada en 2012, donde ya se elevaron del 8% al 21% varios bienes y servicios.

En caso de aprobarse esta medida, el impacto en las arcas del estado serían positivas, siempre y cuando se mantuviera el nivel de consumo, lo cual está por ver.