Archivo de la etiqueta: Servicios vía electrónica

El IVA, un impuesto sencillo

El IVA es el primer caso europeo de impuesto común si bien se permite cierta autonomía de los países a la hora de trasponer esta Directiva Comunitaria.

Aunque se trata de un impuesto que es soportado por los consumidores finales (el ciudadano de a pie) son las empresas las recaudadoras del impuesto (sujetos pasivos) y dicha recaudación genera una serie de costes (costes financieros, honorarios de expertos, plantilla administrativa, procedimientos administrativos, etc.) que se podrían reducir si la norma fuese menos formalista y más razonable en determinados aspectos.

A continuación, explico lo que ocurre con este impuesto desde 1 de enero a nivel comunitario en relación con los servicios “on line” prestados a consumidor final para que juzguen ustedes la situación.

  • Hasta 31.12.2014, cuando un prestador de servicios por Internet prestaba servicios a un consumidor final, la operación tributaba en sede del prestador, por lo que aplicaba el tipo y los requisitos formales de su país.
  • A partir de 01.01.2015 estos servicios se consideran prestados en el país del adquirente.

Los sectores afectados son telecomunicaciones, vendedores de licencias de software, APPs, música, libros, servicios de hospedaje de servidores / aplicaciones, suscripciones, etc. En resumen, cualquier servicio prestado por vía electrónica. Las consecuencias de esta medida son:

  • La compañía prestadora del servicio deberá conocer y estar al día de los tipos impositivos que hay en todos los países miembros en los que opera.
  • El IVA deberá ingresarse en cada país.
  • La empresa deberá cumplir los requisitos de censo y formales de cada normativa interna a efectos de expedición de factura y demás obligaciones del sujeto pasivo.

Una dificultad añadida es que no todas las Agencias Tributarias de los países comunitarios usan el inglés, aunque llegados a este punto, parece una dificultad menor.

No todo es negativo: se ha creado en cada país un organismo – el “Mini-One-Stop Shop” o “MOSS” – para que este tipo de operadores se registren en él (otro registro aparte del censo de empresarios y el ROI, sí) para consignar allí las declaraciones de IVA. En principio, actuarán como cajas de compensación que distribuyen las cuotas al estado correspondiente. Sabiendo cómo son nuestras autoridades tributarias, no hay nada que temer.

Me permito hacer dos reflexiones sobre este asunto:

  1. A nadie se le escapa que la guerra que mantiene la UE con las empresas americanas de este sector (Amazon, Apple y Google) subyace en este cambio normativo, así que para evitar posibles prácticas abusivas de estos tres gigantes, se ha implantado una regulación de muy difícil – por no decir imposible – cumplimiento para la pyme. Tal vez por ello, esta medida ha sido bautizada como “tasa Amazon”.
  1. Ni que decir tiene que las afectadas son pymes tecnológicas, sin duda el futuro productivo de nuestro territorio con alto valor añadido y con un alto potencial de generar ingresos, empleo y riqueza.

Viendo cómo se ha actuado a nivel comunitario en esta cuestión uno se pregunta hacia dónde vamos.